Inicio
EDITORIAL
FELICITACIÓN A LOK@S
EL BLOG DE ...
Lok@s
Liga Femenina
Fase de Ascenso
Liga Femenina 2A
Liga Femenina 2B
Euroliga
Copa de la Reina
Selecciones
Españolas en Europa
Campeonato Junior
WNBA



Disponemos del lok@ cuestionario de... Pincha aqui y lo verás

2007/12/09 LA DEFENSA SE VA DE PUENTE

No era el día. El Ros Casares no tenía ganas de defender ayer. Así que lo apostó todo al rojo, al ataque, a su talento. No es una apuesta mala del todo, pero sí una mala decisión

El Extrugasa no tuvo la entidad suficiente para aprovechar la desidia valenciana. O acierto, más bien. Porque con un poco más de puntería en la curva de los tres puntos se podría haber convertido en el primer equipo que tumba al Ros Casares este año.

Los grandes guarismos no desenmascaran la mala defensa del Ros Casares. Los 73 puntos encajados tampoco son un escándalo. Pero si uno es paciente y llega a la letra pequeña, entiende el desastre. El Extrugasa terminó con un 8% de acierto en los lanzamientos de tres puntos. Metió un triple y falló once. Con que hubiera metido, por ejemplo, los seis que encestó su rival habría elevado su cuenta anotadora a 88 puntos.

Pero no entraron. Gracias a eso y a unos minutos de concentración en el último cuarto, el Ros Casares se mantuvo invicto en la Liga. La escasa implicación defensiva llegó como consecuencia de un susto. Cuando el Extrugasa se colocó por delante (58-81) a falta de ocho minutos para el final, las jugadoras de Manolo Real se dieron cuenta de que la victoria peligraba de verdad. El entrenador, que había probado todas las combinaciones posibles, recurrió a una zona, una defensa más solidaria que otra cosa, una variable en la que la dejadez sentencia a tu compañera. Real dio en la diana. Un parcial de 10-0 (68-61) premió la astucia de este técnico con pocos kilómetros en los banquillos, pero con una mano derecha magistral para manejar este racimo de estrellas.

No es fácil gestionar este grupo. DeLisha Milton tiene un talento extraordinario, pero su cabeza le traiciona. Ayer se fue del partido después de que le señalaran una dudosa quinta falta. La americana protestó airadamente, pero no hubiese llegado a ese punto sin las cuatro personales, innecesarias, de antes.

Con el marcador tan ajustado, cualquier concesión pudo ser fatal. Aunque viendo como, con 74-71, Tornikidou se tronchaba de risa lanzando tiros libres -acertó los dos-, da la sensación de que el Ros Casares tampoco se sentía tan acosado. Mucho más preocupante fue la imagen ofrecida por Elisa Aguilar, totalmente fuera del partido (-4 de valoración). La resaca post-europeo puede estar llegando ahora. Laia Palau tapó esta carencia, pero el orden de Aguilar es un bien demasiado preciado como para perderlo.

F. MIÑANA

lasprovincias.es

© 2005-2015 www.lokosxelbaloncestofemenino.com.
Todos los derechos reservados.