Inicio
EDITORIAL
FELICITACIÓN A LOK@S
EL BLOG DE ...
Lok@s
Liga Femenina
Fase de Ascenso
Liga Femenina 2A
Liga Femenina 2B
Euroliga
Copa de la Reina
Selecciones
Españolas en Europa
Campeonato Junior
WNBA



Disponemos del lok@ cuestionario de... Pincha aqui y lo verás

2007/09/24 LOS VICIOS PEQUEÑOS DE PALOMARES
La madrileña Paula Palomares de 23 años (8-6-1984) es una de las más talentosas de España. Juega en Liga Femenina en el Mann Filter Zaragoza, donde va a empezar su tercera temporada. Comparte piso con su compañera de equipo Naiara Díez y ambas no olvidarán el viaje el viaje desde Zaragoza a Villagarcía de Arousa en una furgoneta.

¿Por qué le gustan tanto los conejos?
(Risas) No es que me gusten los conejos. Yo tenia una perra y se murió, y como me quedé sola, me compre un conejo.

¿Cómo se llama?
Tato

¿Cómo el torero?
Sí, como el torero.

¿Cómo le cuida con el poco tiempo que tiene?
Como puedo, porque es más malo... Se me ha comido todos los cables, no me hace ni caso...

Entonces no podrá tener plantas en la casa...
Nada... no puedo tener nada. Se lo come todo.

Antes de los partidos, ¿tiene alguna manía en especial?
Sí, suelo ir con la goma y con los calcetines del mismo color que la equitación todos los años.

Respecto a la goma, me han dicho que es una gran aficionada, y que no escatima es esfuerzos pecuniarios.
Sí, me encanta. Suelo ir por las mañanas sola y voy a por las típicas marcas.

Su armario entonces tiene que estar llenísimo de ropa...
Está todo lleno. Voy renovando. Voy dando ropa a la gente. Cuando se entera mi madre me mata.

¿Y eso? ¿A quien le suele dar?
A las del equipo y a los de recogida de ropa.

Parece ser que usted tiene un gran despertar.
Uy, como me levanten bruscamente, me levanto de una mala os...

Al despertarse, parece ser que usted se levanta por fases. Primero suena el despertador y luego...
Luego me quedo un ratito hasta que me levanto. Puede sonar hasta cinco veces el despertador. Lo odio, lo odio.

Cuando era usted pequeña parece ser que le gustaba un deporte también de pelota, que no tenía nada que ver con el baloncesto...
El voleibol. Estuve seis meses y creo que no me hicieron ficha de lo mala que era. Lo deje y me metí al baloncesto.

¿Quién fue el que le transmitió esa pasión por el baloncesto? Porque le influyó para bien...
Mi hermana y luego mis padres, creo que para que les dejara en paz, me metieron en un campus y desde ahí sigo jugando al baloncesto.

Está usted estudiando una carrera de magisterio ¿Qué tal lo compagina? Porque tiene que disponer de poco tiempo.
Como se puede...

A pesar de estar en un equipo de Liga Femenina, ¿le da tiempo para tener anécdotas típicas de la Universidad?
Tengo muy poquitas. Bueno, hay una llegando a un examen. Había ido poco a las clases del segundo cuatrimestre. A parecí en clase y nadie me conocía ni yo a ellos. La gente decía `a ver esa chica...'y yo como soy muy vergonzosa... Parecía que era la típica chica que se había equivocado de sitio, que iba a comprar y se ha pasado por la universidad. Me quería morir.

¿Volvería a viajar a Galicia en furgoneta?
¿El viaje a Villagarcía de Arousa? ¡Que horror! Fue incomodísimo. Había dos furgonetas: la buena y la mala. Para un viaje de 12 horas se escogió la mala y vivimos un infierno. ¡Que mal lo pasamos retorciéndonos en el asiento!

Gigantes
© 2005-2015 www.lokosxelbaloncestofemenino.com.
Todos los derechos reservados.