Inicio
EDITORIAL
FELICITACIÓN A LOK@S
EL BLOG DE ...
Lok@s
Liga Femenina
Fase de Ascenso
Liga Femenina 2A
Liga Femenina 2B
Euroliga
Copa de la Reina
Selecciones
Españolas en Europa
Campeonato Junior
WNBA



Disponemos del lok@ cuestionario de... Pincha aqui y lo verás

2011/10/16 EL CELTA ANUNCIA MUCHO SUFRIMIENTO
ImageImageEl Celta femenino comenzó la temporada con una derrota, al caer por la mínima con el Caja Rural Vinos de Toro de Zamora, en un partido en el que las viguesas llegaron al descanso con el choque encarrilado, pero en la segunda parte no supieron administrar su juego y acabaron perdiendo.


El partido comenzó con un Celta muy metido consiguiendo frenar en defensa a un conjunto zamorano que salió un tanto atemorizado por su debut en el campeonato liguero. Dos robos y dos contras del cuadro celeste le permitió al equipo de Carlos Colinas ponerse con un marcador de 7-0 a los tres minutos de juego. Nadie pensó que el encuentro estaba encarrilado, y quien así lo hizo se equivocó rotundamente. La excéltica Gema García se echó a la espalda la responsabilidad de su equipo, y tan sólo tres minutos más tarde había conseguido darle la vuelta al marcador con un parcial de 3-12.

El Caja Rural había ganado en confianza, aunque todo es esfuerzo anotador se centraba en tres de sus jugadoras, Gema García, Parham y Mosby. Entre las tres anotaron los diecinueve puntos del Caja Rural en los primeros diez minutos.
El equipo vigués no tardó demasiado tiempo en volver a tomar las riendas del encuentro, ya que volvieron a defender al límite, consiguiendo robar varios balones para salir corriendo a la contra y anotar, ya que en estático el equipo tenía muchos problemas para ver el aro rival con facilidad.

El equipo céltico cambió radicalmente en los segundos diez minutos de juego. No le dio opción al equipo rival aplicándose en defensa al máximo nivel. Las recuperaciones y las interceptaciones de los pases fueron constantes, lo que una vez más permitió a las viguesas correr a la contra para anotar.

Premisas básicas


Las diferencias fueron aumentando en el marcador poco a poco, con esas dos premisas, defender y correr. Mediado el cuarto, el Celta vencía por seis puntos de diferencia. Juan Ángel de Mena solicitó un tiempo muerto para cortar los problemas del equipo zamorano tanto en defensa como en ataque. El problema era serio ya que había excesiva dependencia de Mosby, y el resto de jugadoras no aportaban.
A pesar de ser un equipo que nada tiene que ver con el de la temporada pasada, hay una cosa que no cambia, y es el mal inicio de las viguesas tras el descanso. El Caja Rural Vinos de Toro salió al campo totalmente centrado, todo lo contrario del conjunto vigués, que parecía estar totalmente dormido. Las diferencias fueron poco a poco reduciéndose, llegándose a seis minutos para el final del cuarto con tan sólo cuatro puntos de ventaja para el Celta femenino. Un triple de Sara Gómez despertó a las viguesas de su letargo, lo que unido a los minutos de descanso de Mosby, propició que las celestes volvieran a marcharse en el marcador. Sin embargo los problemas llegaron con la cuarta falta personal de Adams, lo que maniató a las viguesas que, a pesar de todo, acabaron el cuarto con siete puntos de ventaja.

El reloj corría a favor del Celta, que sin hacer un buen juego fallaba menos que las zamoranas, que seguían teniendo excesiva dependencia de Mosby, que a seis minutos para el final se fue al banquillo a descansar. Juan de Mena solicitó un tiempo a cinco para el final y con seis puntos abajo en el marcador. El partido se transformó en un concurso de fallos. De nuevo tuvieron que ser las dos mejores jugadoras del partido las que tuvieran que mover el marcador, Sara Gómez con un triple para el Celta y Mosby con una canasta de dos para el Caja Rural. A cuatro minutos para el final, el cuadro celeste vencía por siete puntos.

El partido dio un giro cuando a uno treinta y seis para el final, Mosby anota una triple que deja el marcador en un 63-61 para las viguesas. Colinas solicitó un tiempo muerto con balón para el Celta, que no aprovecharon. Caja Rural empató a 63 a cincuenta segundos para el final. A diez segundos para el final Colinas pidió su segundo tiempo con empate a sesenta y cinco y balón para las viguesas. El Celta perdió el balón a cinco segundos para el final. Hizo dos faaltas y Parham anotó el tiro libre que les dio la victoria.

Raúl Rodríguez //  foto: J. Lores
farodevigo.es



-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------




EL CAJA RURAL TINTOS DE TORO COMIENZA LA AVENTURA GANANADO A DOMICILIO

El sueño se prolonga en la familia Caja Rural Tintos de Toro. El pabellón de As Travesas quedará guardado en el libro dorado del conjunto naranja. No solo por ser el escenario en el que debutaba la entidad en Liga Femenina, sino también por ser la primera victoria que lograba el conjunto de Juan de Mena en la máxima categoría.


La ilusión y el éxtasis que se vivió en el Pabellón Municipal Ángel Nieto hace unos meses con la fase de ascenso y el salto a la primera división, se prolongó en el tiempo con un final de infarto ayer, en el que las zamoranas consiguieron darle la vuelta al marcador en un choque que estaba casi perdido. Con empate en el luminoso y posesión para el Celta a falta de diez segundos, el Caja Rural Tintos de Toro logró robar el cuero y anotar uno de los dos tiros libres que tuvo a cuando quedaban tres segundos. La americana Aja Parham fue la encargada de culminar una remontada de ensueño en un partido jugado a rachas por las zamoranas.
Es sintomático que el banquillo del Zamarat no fuera capaz de anotar ni un solo punto. Sí que aportaron algo de frescura y dieron minutos de descanso a las titulares, pero faltó ayuda de la segunda unidad que obligó al quinteto inicial a coger demasiado peso. Un peso que no siempre fue bien asumido, ya que durante muchas partes de la confrontación se echó de menos una líder que fuese capaz de dirigir al equipo.


Gema García hizo esas funciones de guía en los momentos grises, pero cuando ella no estaba en cancha, al equipo le costaba interpretar el juego. Afortunadamente, un final en el que Celta pagó cara su juventud al no saber cerrar el partido cuando pudo, fue aprovechado por los «pesos pesados» del Caja Rural Tintos de Toro para decantar la balanza del lado zamorano. Una Mosby brutal en la anotación, con 27 puntos, Tuukkanen aportando fuerza debajo de los aros en defensa, Aja apareciendo en los momentos puntuales y Karcic sorprendiendo gratamente en los minutos de oro (con dos triples y el robo decisivo en el último cuarto), fueron las que elevaron al equipo, junto con la dirección de Gema, a una victoria que se le hacía difícil de creer hasta los más optimistas.
Las rachas que tuvo el partido, y los enormes bajones que tuvo el Caja Rural Tintos de Toro, no fueron por mérito del rival, o por desajustes tácticos, que también, sino por una falta alarmante de contundencia en las acciones, algo imperdonable en una categoría tan exigente como la Liga Femenina.


Y es que la primera categoría siempre exige algo más. No vale con dar el cincuenta por ciento, ni siquiera el ochenta. Hay que estar al cien por cien, o quizás un poco mejor, para tener opciones de estar en la pelea por el triunfo hasta el final del choque. Lo pudo comprobar el Caja Rural Tintos de Toro en los primeros compases del choque ante el Celta de Vigo que significaba el debut en la máxima categoría.

El parcial inicial de 7-0 hizo que las naranjas se dieran cuenta en qué categoría están esta campaña. Vigo entró en la cancha con una velocidad más y se notó en los tres primeros ataques. Las naranjas tenían una dificultad enorme para cerrar rebote ofensivo y eso permitía que las locales tuvieran segundas opciones de canasta fáciles para conseguir las primeras ventajas. Cuando el equipo de Juan de Mena estaba aún desconcertado emergió la figura de Gema García. La malagueña, ex de Celta, se erigió en líder del equipo y desde el puesto de «playmaker» llevó al Caja Rural Tintos de Toro a darle la vuelta al marcador. Pero esa reacción quedó diluida con un final de cuarto explosivo de Celta que se marchó al final de este primer cuarto con 23-19.


El segundo cuarto agudizó los problemas de Zamora, que no era capaz de coger rebotes ofensivos para gozar de segundas opciones, algo que sí tenía el Celta. En este intervalo faltó liderazgo sobre la cancha. No de anotación, porque Mosby estaba en un nivel anotador importante, pero sí de llevar en volandas al conjunto naranja. Gema acusó un poco el derroche físico del primer cuarto y pasó algo más desapercibida. Nadie cogía las riendas y eso lo aprovechó Vigo para irse al descanso con un alarmante 44-31. Era una diferencia que no reflejaba, ni mucho menos, la diferencia entre ambos equipos.


Juan de Mena tuvo que exigir intensidad en el vestuario y las jugadoras naranjas captaron el mensaje. Un abrumador parcial de 2-11 en el arranque daba oxígeno a las zamoranas y se acercaban en el electrónico. Era el momento para que las visitantes igualaran el luminoso, pero la ocasión se desaprovechó. Vigo se rehizo y entró en el último cuarto con 55-48.


Eran los diez minutos finales y el Caja Rural Tintos de Toro tenía que recortar una diferencia de siete puntos. Ahí aparecieron las jugadoras más veteranas. Karcic abría fuego con un triple en el primer ataque. Los nervios se apoderaban de los dos equipos y los ataques se fallaban en una y otra canasta. Por momentos, el partido no parecía de Liga Femenina. Ambos equipos tenían medio a ganar.


Los últimos cinco minutos fueron para el equipo más experto. Un triple de Lisa, otro de Mosby, una canasta de Aja Parham y otra de Tuukkanen ponían el empate a 65 en el marcador. Ahí llegó el desenlace. Diez segundos y balón para Vigo en saque de fondo en ataque. Recuperación de Lisa y falta sobre Aja que acierta a meter uno de los dos tiros libres para ganar el duelo. Triunfo increíble que hizo saltar de júbilo y liberar toda la adrenalina del debut a las jugadoras del Caja Rural Tintos de Toro.



JUAN DE MENA: "El final ha sido una loterïa y nos ha tocado"

El sueño se prolonga en la familia Caja Rural Tintos de Toro. El pabellón de As Travesas quedará guardado en el libro dorado del conjunto naranja. No solo por ser el escenario en el que debutaba la entidad en Liga Femenina, sino también por ser la primera victoria que lograba el conjunto de Juan de Mena en la máxima categoría.


La ilusión y el éxtasis que se vivió en el Pabellón Municipal Ángel Nieto hace unos meses con la fase de ascenso y el salto a la primera división, se prolongó en el tiempo con un final de infarto ayer, en el que las zamoranas consiguieron darle la vuelta al marcador en un choque que estaba casi perdido. Con empate en el luminoso y posesión para el Celta a falta de diez segundos, el Caja Rural Tintos de Toro logró robar el cuero y anotar uno de los dos tiros libres que tuvo a cuando quedaban tres segundos. La americana Aja Parham fue la encargada de culminar una remontada de ensueño en un partido jugado a rachas por las zamoranas.
Es sintomático que el banquillo del Zamarat no fuera capaz de anotar ni un solo punto. Sí que aportaron algo de frescura y dieron minutos de descanso a las titulares, pero faltó ayuda de la segunda unidad que obligó al quinteto inicial a coger demasiado peso. Un peso que no siempre fue bien asumido, ya que durante muchas partes de la confrontación se echó de menos una líder que fuese capaz de dirigir al equipo.

Gema García hizo esas funciones de guía en los momentos grises, pero cuando ella no estaba en cancha, al equipo le costaba interpretar el juego. Afortunadamente, un final en el que Celta pagó cara su juventud al no saber cerrar el partido cuando pudo, fue aprovechado por los «pesos pesados» del Caja Rural Tintos de Toro para decantar la balanza del lado zamorano. Una Mosby brutal en la anotación, con 27 puntos, Tuukkanen aportando fuerza debajo de los aros en defensa, Aja apareciendo en los momentos puntuales y Karcic sorprendiendo gratamente en los minutos de oro (con dos triples y el robo decisivo en el último cuarto), fueron las que elevaron al equipo, junto con la dirección de Gema, a una victoria que se le hacía difícil de creer hasta los más optimistas.
Las rachas que tuvo el partido, y los enormes bajones que tuvo el Caja Rural Tintos de Toro, no fueron por mérito del rival, o por desajustes tácticos, que también, sino por una falta alarmante de contundencia en las acciones, algo imperdonable en una categoría tan exigente como la Liga Femenina.

Y es que la primera categoría siempre exige algo más. No vale con dar el cincuenta por ciento, ni siquiera el ochenta. Hay que estar al cien por cien, o quizás un poco mejor, para tener opciones de estar en la pelea por el triunfo hasta el final del choque. Lo pudo comprobar el Caja Rural Tintos de Toro en los primeros compases del choque ante el Celta de Vigo que significaba el debut en la máxima categoría.

El parcial inicial de 7-0 hizo que las naranjas se dieran cuenta en qué categoría están esta campaña. Vigo entró en la cancha con una velocidad más y se notó en los tres primeros ataques. Las naranjas tenían una dificultad enorme para cerrar rebote ofensivo y eso permitía que las locales tuvieran segundas opciones de canasta fáciles para conseguir las primeras ventajas. Cuando el equipo de Juan de Mena estaba aún desconcertado emergió la figura de Gema García. La malagueña, ex de Celta, se erigió en líder del equipo y desde el puesto de «playmaker» llevó al Caja Rural Tintos de Toro a darle la vuelta al marcador. Pero esa reacción quedó diluida con un final de cuarto explosivo de Celta que se marchó al final de este primer cuarto con 23-19.


El segundo cuarto agudizó los problemas de Zamora, que no era capaz de coger rebotes ofensivos para gozar de segundas opciones, algo que sí tenía el Celta. En este intervalo faltó liderazgo sobre la cancha. No de anotación, porque Mosby estaba en un nivel anotador importante, pero sí de llevar en volandas al conjunto naranja. Gema acusó un poco el derroche físico del primer cuarto y pasó algo más desapercibida. Nadie cogía las riendas y eso lo aprovechó Vigo para irse al descanso con un alarmante 44-31. Era una diferencia que no reflejaba, ni mucho menos, la diferencia entre ambos equipos.


Juan de Mena tuvo que exigir intensidad en el vestuario y las jugadoras naranjas captaron el mensaje. Un abrumador parcial de 2-11 en el arranque daba oxígeno a las zamoranas y se acercaban en el electrónico. Era el momento para que las visitantes igualaran el luminoso, pero la ocasión se desaprovechó. Vigo se rehizo y entró en el último cuarto con 55-48.


Eran los diez minutos finales y el Caja Rural Tintos de Toro tenía que recortar una diferencia de siete puntos. Ahí aparecieron las jugadoras más veteranas. Karcic abría fuego con un triple en el primer ataque. Los nervios se apoderaban de los dos equipos y los ataques se fallaban en una y otra canasta. Por momentos, el partido no parecía de Liga Femenina. Ambos equipos tenían medio a ganar.


Los últimos cinco minutos fueron para el equipo más experto. Un triple de Lisa, otro de Mosby, una canasta de Aja Parham y otra de Tuukkanen ponían el empate a 65 en el marcador. Ahí llegó el desenlace. Diez segundos y balón para Vigo en saque de fondo en ataque. Recuperación de Lisa y falta sobre Aja que acierta a meter uno de los dos tiros libres para ganar el duelo. Triunfo increíble que hizo saltar de júbilo y liberar toda la adrenalina del debut a las jugadoras del Caja Rural Tintos de Toro.


CARLOS COLINAS: "Somos muy jóvenes y al final nos ha pesado"

«Los partidos se ganan o se pierden sobre la bocina. Nunca hemos estado con la seguridad de ganar pese a irnos con trece puntos al descanso. Eso le puede pasar a cualquier equipo y más a un equipo como nosotros que somos jóvenes y tenemos más opciones de que nos pase. Esto va a ser el sino de toda la temporada así que espero que esto nos sirva para ir sacando lecciones e ir aprendiendo para que no vuelva a suceder», valoraba Carlos Colinas, entrenador del Celta, al final del duelo.
Una de las claves estuvo en el arranque arrollador del Zamarat en el tercer cuarto: «Los cinco primeros minutos del tercer cuarto marcan un partido. Ellas estuvieron muy bien y estaban metidos en el partido.  Hemos llegado al tramo final sabiendo gestionar una ventaja de cinco o seis puntos pero el cansancio y la inexperiencia nos llevó a jugarnos todo en el último minuto en el que las contrarias estuvieron mejor». Además, también importante fue la pérdida de balón del Celta a falta de diez segundos para el final: «La clave estuvo en la última jugada.  Íbamos empate y teníamos la posesión a falta de diez segundos. Pusimos a sacar a nuestra jugadora más veterana y aún así hace una mala selección de pase y perdimos las opciones», finalizaba el entrenador del Celta de Vigo que añadía: «Zamora aún tiene que mejorar mucho en algunos aspectos pero estoy convencido de que no tendrá problemas para salvarse porque tiene un equipo con mucha calidad y logrará muchas victorias en su feudo», agregaba Carlos Colinas


LÍDER DURANTE MEDIA HORA

El Rivas Ecópolis durmió esta noche como líder de la Liga Femenina de  baloncesto después de que se impusieran al Jopisa Ciudad de Burgos  (75-50), mientras que el Ciudad Ros Casares Valencia le sigue de  cerca después de haber ganado al Girona FC (76-60). Sin embargo, el primer líder de la Liga fue durante media hora el Caja Rural Tintos de Toro tras lograr la victoria en Vigo. Como era seguro, el Ros Casares le apartaría del primer puesto cuando finalizó su partido minutos después.
Las jugadoras del Rivas supieron sobreponerse a la baja de su mejor jugadora,  Amaya Valdemoro, que se rompió las dos muñecas en el último partido y  que estará de baja entorno a tres meses. Sus compañeras quisieron  dedicarle la victoria y desde el principio salieron a por la victoria  y no tuvieron demasiados impedimentos.
El tercero en la tabla se ha situado el Sóller Bon Día!, después  de que pudiera a domicilio con el Cadi La Seu d'Urgell (71-78). Por  su parte, el Gran Canaria 2014 La Caja de Canarias pudo con el  Hondarribia - Irún a domicilio (60-64).  Además, el UNB Obenasa Lacturale se impuso al Palacio de Congresos  de Ibiza (57-54).
El Mann Filter afronta hoy un complicado inicio de Liga Femenina con la visita en la primera jornada a la pista del campeón Perfumerías Avenida en el Pabellón Wurzburg de Salamanca. Las zaragozanas inician la competición con el deseo de reeditar el excelente resultado que firmaron la pasada temporada en la que fueron terceras.

Ángel García
laopiniondezamora.es


© 2005-2015 www.lokosxelbaloncestofemenino.com.
Todos los derechos reservados.