Inicio
EDITORIAL
FELICITACIÓN A LOK@S
EL BLOG DE ...
Lok@s
Liga Femenina
Fase de Ascenso
Liga Femenina 2A
Liga Femenina 2B
Euroliga
Copa de la Reina
Selecciones
Españolas en Europa
Campeonato Junior
WNBA



Disponemos del lok@ cuestionario de... Pincha aqui y lo verás

2011/06/08 EL ADIÓS DE LA GRAN CAPITANA
Hablar de Susana García es hacerlo de la historia viva de la sección de baloncesto del Real Club Celta. En sus casi treinta años como celeste, primero como jugadora y después como entrenadora, Susana se ha ganado el derecho, por mérito propio, a enarbolar una de las páginas más laureadas del deporte vigués. A partir de ahora, la que fuera capitana del conjunto celeste, afronta una nueva etapa en su vida lejos del equipo que le ha dado todo. Se marcha con resentimiento, y con la decepción de que el club no le diera la oportunidad de dirigir al equipo como primer entrenador, algo que según la propia Susana se merecía.

Podría decirse que Susana García llegó al baloncesto tarde. "Estaba en Acacias con Paco Martínez, que nos entrenaba, y jugamos un partido amistoso en un entrenamiento con el Celta, el año anterior a entrar yo. Aquello ya fue para nosotras algo increíble. Jugar en As Travesas, ante el Celta femenino, aunque fuese un amistoso, fue inolvidable. Lo más curioso es que fue mi primer partido de baloncesto, ya que yo jugaba voleibol hasta ese día, en el que comencé".

El rival pasó pronto a ser su casa: "Acaba la temporada en el colegio y nos vienen a buscar del Celta y nos vamos mi hermana Toya y yo. La verdad es que no jugaba nada. Con catorce años y en Primera División chupaba más banquillo que nadie, pero fue impresionante entrenar con aquella gente y viajar cada quince días por toda España".

A pesar de su juventud, Susana vivió "justamente el lanzamiento del baloncesto femenino en España. Como no había categoría junior jugábamos directamente en Primera, aunque dos años después se creó el campeonato junior y nosotras fuimos un año campeonas de España y otro subcampeonas. Después ya comenzamos con el Celta a ganar títulos y a subir el nivel".

En aquella época, Susana García vivió de primera mano los legendarios enfrentamientos entre el Celta y el Comansi. "Salir del vestuario y ver el pabellón totalmente abarrotado, que no se veían ni las escaleras, ni ventanas ni nada, era una sensación difícil de explicar y muy difícil de volver a conseguir".
Recuerda que "aquel equipo fue una de esas casualidades como la de ahora del Barcelona cuando se dice que hay tantos jugadores de la cantera. Es un buen trabajo, pero también una gran dosis de suerte. En la selección nacional llegamos a estar cinco o seis jugadoras de Vigo al mismo tiempo y eso, lógicamente, nunca se volvió a repetir".

El mérito de Susana en el Celta va más allá al jugar "dieciocho años y criar a cuatro hijos, y eso sí que tiene mérito. Yo dejé de jugar cuando me quedé embarazada del cuarto. Quizás haya un poco de inconsciencia. Ahora me digo qué hacía yo entrenando con tres hijos. Tuve mucha ayuda de mi familia, mi marido y con mucha ilusión. Al mes de cada parto ya estaba entrenando".

En uno de los embarazos, Susana probó por primera vez la sensación de los banquillos. "Me quedé embarazada del tercero en Navidades, cuando tenía que ir con la selección. Comunico a la Federación y al Celta que tengo que dejar de jugar. En aquellos tiempos el entrenador del equipo era Julio Bernárdez y aún es hoy el día que me culpa de que lo echaran del Celta. En aquella época a él lo destituyen y el club me pide que dirija al equipo unos días mientras encuentran entrenador. Yo, embarazada, paso de ser jugadora a entrenadora, en teoría unos días, pero acabé la competición como entrenadora. Di a luz y en septiembre volví a jugar".

Después del cuarto hijo estuvo muchos años desconectada, "aunque las veía jugar. Tenía cuatro pequeños y se hacía complicado compaginar todo. En las Acacias creé una escuela de baloncesto, con 170 niñas en el primer año, y después vino Gómez Carballo a hablar conmigo para volver al Celta cuando estaba Ana Junyer".

Química con Méndez

Y esta etapa larga, de doce años, acaba ahora. "Si tengo que hablar de baloncesto durante todo este tiempo tengo que hablar de Miguel Méndez. Es muy difícil que pueda encontrar a alguien con el que tenga tan buena química y con quien me lleve tan bien trabajando y personalmente, es imposible. Aprendí muchísimo a su lado y disfruté. El trabajo con Miguel se hace fácil".

A Susana García se le llenan los ojos de lágrimas cuando habla del Celta. "La noticia la conozco desde hace quince días, más o menos, y no hay un solo día en el que no piense qué es lo que voy a hacer. El baloncesto es mi vida y realmente en Vigo, si sacas el Celta, se me hace difícil pensar. Además, el club era mi vida y también mi trabajo. Debo empezar a organizarme y buscar un medio de vida. Me cuesta pensar que sea fuera del baloncesto".

Raúl Rodriguez
FARO DE VIGO
© 2005-2015 www.lokosxelbaloncestofemenino.com.
Todos los derechos reservados.