Inicio
EDITORIAL
FELICITACIÓN A LOK@S
EL BLOG DE ...
Lok@s
Liga Femenina
Fase de Ascenso
Liga Femenina 2A
Liga Femenina 2B
Euroliga
Copa de la Reina
Selecciones
Españolas en Europa
Campeonato Junior
WNBA



Disponemos del lok@ cuestionario de... Pincha aqui y lo verás

PILAR VALERO. UNA VIDA DEDICADA AL BALONCESTO (II y III)

Son muchas las historias que podría contar con en una carrera tan dilatada. Muchos entrenadores y jugadoras. "De todos sacas cosas positivas y siempre tratas de absorber cosas. No me gustara dejarme a nadie en el tintero pero todos han sido piezas importantes, desde Zaragoza hasta aquí. Con Miguel y Susana te hablaría maravillas, pero me dejaria a Vicente, Anna Junyer, Antonio Diaz Miguel, Conchi Navias, Jorge Alonso... seria injusto no nombrar a todos. Igual que con las compañeras, las zaris, Laura Grande, Mar Xantal, Betty Cebrian, Lluisa Bissetti... de mil jugadoras, de todas tendría algo que decir".

"Empecé a jugar muy tarde, casi con quince años. Era callejera, jugaba a fútbol con mi hermano, a béisbol... jugué un año en el colegio, lo dejé, me metí un año en voleibol. Los primeros recuerdos son la calle con mi hermano, las canchas de tierra". Algo que nuestros chavales actualmente ya no viven. "Jugando con chicos, como una más. Aquellos años son maravillosos, lo das todo, te pegas con todo el mundo. Ya en el colegio es distinto, tienes una entrenadora, una disciplina, hasta que das el salto a otra categoría".

De un patio de colegio a sus primeras experiencias serias en este deporte. Sus primeros años en Zaragoza fueron totalmente aficionados. "Subimos un equipo de Primera División "B" a División de Honor. Siempre lo he dicho: de los títulos que he ganado, y eso que he ganado bastantes, me quedo con el ascenso a División de Honor". Un baloncesto bastante distinto al que se vive hoy en día. En Zaragoza, en los primeros años "éramos un grupo de amigas, que no cobrábamos por jugar, los padres nos llevaban los bocadillos, la ilusión era máxima. Luego subes de categoría, llegan los fichajes, echan a gente... todo evoluciona. Sin duda es uno de mis mejores recuerdos, sino el que más. A nivel de títulos, el que más me ha marcado".

 

Mirando hacia atrás y recordando todos los éxitos que ha conseguido "todo se valora y en su medida es importante -una euroliga, un eurobasket- pero el cariño e ilusión de un grupo de amigas de Zaragoza no se olvida. Si el entrenador trabajaba por las tardes, una de nosotras dirigía el entrenamiento y entrenábamos incluso más. Ganar un oro con España no se gana todos los días, pero el cariño de mis primeros años en Zaragoza no lo tiene ninguno"

Luego vino el salto al Dorna, su primera experiencia lejos de Zaragoza. "Eramos un equipazo, campeonas de Europa, ligas, un salto brutal por otra parte. Irte de un equipo como Zaragoza, que ya estaba en la elite y dar el salto a un todo un Dorna. Era mi primera experiencia fuera de casa con jugadoras tan profesionales y tan buenas, un salto muy grande. Pero bueno, con 21 años ya te exigen responsabilidad. Estuve cuatro años en Valencia y luego continué uno más en Getafe."

En estas temporadas Pilar Valero engrandeció su palmarés con una Euroliga y el Europeo por Selecciones de Perugia, en 1993, el único título europeo de una selección de baloncesto senior femenina hasta el momento. "Ganamos el Oro de Perugia que es de las máximos triunfos a lo que puede aspirar una jugadora" Con más de 100 internacionalidades a su espalda "me queda una espinita de jugar una Olimpiada. Cuando hago las cosas me gusta hacerlas bien, en todo, he conseguido todo a nivel deportivo salvo jugar unas olimpiadas y es una espinita que se me queda clavada" Su afición por el atletismo de fondo sale a relucir en esta parte de la conversación "A ver si hablo con la Federación y me incluyen en el equipo de Maratón en Londres 2012 (risas). Hablaré con Ángel Palmi para que me introduzca en la selección de maratón aunque quede de última (risas)." Pilar Valero en esencia pura bromea con que "la otra opción es nacionalizarme en una isla de éstas como la de Sancho Lyttle y hacer el camino a la inversa (más risas), me cambio por ella...".

SUS ETAPAS EN VIGO

Y tras la experiencia del Dorna, Pilar Valero llegó a Vigo en plenitud de facultades. "Fueron los mejores años de mi vida de baloncesto. Los de Dorna fueron buenos, pero es que este club es especial. La gente lo vive de otra manera" Nos define como "un club profesional pero muy familiar. Valoran mucho a la jugadora y a la persona. No lo puedes comparar con nada." De aquella etapa, recuerda que "ganar una liga y una copa de la reina y con todo lo que nos pasó para lo bueno y para lo malo fue inolvidable... éramos además un grupo de jugadoras muy bueno en nivel deportivo pero superior al nivel de amistad." Con esa ecuación era inevitable que "cuando se junta todo eso la combinación sea perfecta. Los títulos vienen así rodados." Por ello respecto a dónde está su hogar, Pilar afirma que "está mi casa que es Zaragoza y luego mi otra casa que es Vigo".

 

Tras su primera etapa en Vigo, Pilar disputó en Burgos, Zaragoza y Canarias varias temporadas al máximo nivel. Respecto a su segunda etapa zaragozana, comenta que "pensaba que volvía a mi casa y ya me retiraría allí, pero por circunstancias la cosa no salió bien. Tuve problemas con la directiva, a veces te valoran mas fuera que en casa..." y marchó a jugar dos temporadas en Canarias.

Y cuando ya pensaba que todo se terminaba, que la retirada estaba cercana una llamada le hizo cambiar de opinión. "Quería retirarme ya y me llamó Paco Araújo diciéndome que no estaba para retirarme, que quería que me viniese ya que me veía necesaria aquí. No me veía en ese equipo, era gente muy joven..." Pero Pilar aceptó el reto que se le presentaba y retornó a Vigo cinco temporadas más tarde, encontrándose un club diferente que ya no disputaba por los títulos como cuando ella lo había dejado y rodeada de jóvenes jugadoras

Se le ilumina la mirada recordando estos últimos tres años en Vigo. "Me encuentro a este grupo magnífico de Alba, Gemita, Choche, Razza... han sido tres años increíbles". La motivación para seguir jugando le vino de un fenomenal grupo humano. "Sobre todo con mis zarihuellas: Alba y Gemi. Pensaba que con la diferencia de edad no iba a tener mucha vinculación y al final fueron mis mejores amigas. Fueron una gran motivación, estaba en la recta final de mi carrera y ver las ganas que tenían, que se comían el mundo..." Sería un efecto imitación o una afinidad imprevista pero Pilar disputó grandes temporadas en su recta final como deportista de elite. "Si ellas van así, yo también, si ellas están locas, yo más. Me devolvieron muchas cosas, venías a entrenar con ganas." Fueron temporadas diferentes: "al final de temporada en la cena de despedida, hablábamos todas de que nos daba mucha pena que se acabase la temporada y queríamos seguir entrenando, y no lo decíamos por quedar bien, es que se acaba y nos daba pena. Disfrutábamos tanto...".

Y llegó el final. No el final esperado, no el final merecido. Pero hasta en los peores momentos, la honradez y calidad humana sale a relucir. Como ella misma confiesa "La despedida fue un poco triste. El club me ofreció la oportunidad de renovar, pero dije que no porque si digo que sí les estaría engañando porque no estoy para jugar." Asumiendo la situación con una mezcla de resignación y asunción de la realidad, lo cierto es que "hubiéramos podido renovar, hago dos rueditas y al final de temporada salgo dos o tres partidos y me despido en la pista que es como me hubiera gustado, pero no hubiera sido honrado por mi parte ni justo con el club" Ella misma se contesta al interrogante. "¿Me hubiera gustado despedirme en la pista? Sí. Pero no pasa nada, ha tenido que ser así y lo acepto como tal. La etapa ha sido muy bonita pero ahora mi vida tiene que circular por otros caminos..."

Más de veinte años jugando a baloncesto, de disfrutar el día a día de nuestro deporte. "Hasta ahora he tenido la gran suerte de poder dedicarme al baloncesto plenamente, y es lo que me ha dado mi trabajo. La parte positiva, lo que me quedó siempre de ésto es que tengo unas grandes amistades. El baloncesto me ha dado una gran satisfacción tanto deportiva como personal. Te quedas con la parte positiva de la gente que conozco y la gente que reconoce tu trabajo que has hecho durante estos años.

El futuro es una incógnita. "Actualmente estoy muy centrada en la rehabilitación. El club me ha dado la oportunidad de ser delegada. Ya veremos qué pasa. ¿Quedarme a vivir en Vigo? Pues mira, no descarto esa posibilidad, ya que me encanta la ciudad, me encanta la gente, pero claro, no sé qué va a pasar". Quizás el futuro no pasa por el baloncesto. "Estoy súper agradecida al club por  todo lo que me ha dado. Cuando acabe la rehabilitación tengo que volver a hablar con la directiva, para ver si continuo o no. Soy un gasto para ellos y ahora no se está para tirar cohetes, hablaré con Paco y a ver qué me dice el médico, continuaré aquí o a lo mejor me dice Paco no podemos permitirnos estar pagándote un sueldo".

 

Así es Pilar Valero. Una jugadora que ha dejado una profunda huella en el aficionado vigués, no sólo por sus virtudes como jugadora sino por su calidad humana. Una vida dedicada al baloncesto en la que Vigo ha sido uno de sus escenarios principales y el Celta uno de los protagonistas en la película de su vida. Desde estas líneas no podemos más que agradecer a Pilar su entrega y dedicación al club en todos y cada uno de los momentos en que ha defendido nuestra camiseta y nuestro escudo. Suerte Pilar en esta nueva etapa fuera de las pistas.

 Nano Ameneiro
www.celtabaloncesto.com

© 2005-2015 www.lokosxelbaloncestofemenino.com.
Todos los derechos reservados.