Inicio
EDITORIAL
FELICITACIÓN A LOK@S
EL BLOG DE ...
Lok@s
Liga Femenina
Fase de Ascenso
Liga Femenina 2A
Liga Femenina 2B
Euroliga
Copa de la Reina
Selecciones
Españolas en Europa
Campeonato Junior
WNBA



Disponemos del lok@ cuestionario de... Pincha aqui y lo verás

2009/07/29 UN LINCE DE ALBORAIA
Por una misteriosa razón, los logros de Anna Montañana parecen valer menos que los de otras estrellas del baloncesto. Pero ella, fiel a su norma -cada año mejor que el anterior-, sigue haciendo camino y, unas semanas después de colgarse la medalla de bronce en el Eurobasket, ha cruzado el charco para hacer historia y convertirse en la primera valenciana que juega en la WNBA.
La ala-pívot de Alboraia alcanza uno de sus viejos anhelos, la NBA femenina, la mejor liga del mundo. Lo hará vestida con la camiseta de los Lynx, los linces, de Minnesota. Montaña tenía previsto debutar anoche ante Los Angeles Sparks, una de las franquicias 'pata negra'. «Me hace muchísima ilusión, era algo que tenía pendiente», explica la valenciana en el coche que le conduce al pabellón, en su nuevo hogar, en Minneapolis, una ciudad que ni fu ni fa. «De todas las que me podían tocar, está claro que no es la mejor. Es la típica ciudad de Estados Unidos que no tiene nada, pero en la que puedes encontrar de todo».


Montañana se cuela en la WNBA después de jugar con la selección española y antes de reincorporarse al Ros Casares. Lleva muchos veranos sin procurarse un buen descanso. Y ahora, encima, esto. Pero no se arrepiente. Se declara una «viciosa del baloncesto» y lo prueba contando sus vacaciones: entrenamientos para llegar en forma a Estados Unidos y estancia en un par de campus, uno en Málaga y otro en Valencia.


Anna aterriza en Minnesota, la 'tierra de los 10.000 lagos', para suplir a una jugadora lesionada. Los Lynxs, terceros en la Conferencia Oeste, diez victorias y siete derrotas, la presentan en sociedad recogiendo sus números en los Juegos Olímpicos de Pekín, el mejor aval en un país como Estados Unidos que ignora el potencial del baloncesto español.


Aunque su entrenadora, la 'Head Coach' Jennifer Gillom, llegó a jugar en Gran Canaria. No será el único flotador que se encuentre Montañana. En esta manada de linces hay dos caras conocidas: Candice Wiggins, compañera en Valencia esta pasada temporada, y Roneeka Hodges, «una muy buena amiga». Y, curiosamente, anoche, en su debut en la WNBA, su pareja de baile en la cancha iba a ser DeLisha Milton, ayer enemiga, hoy compañera, que juega en los Sparks. Los duelos entre ambas, antes de que Montañana regresara a Valencia, cuando jugaba en Salamanca, fueron eléctricos. A tortazo limpio. Pero eso ya es pasado. «Ahora ya somos amigas. Nos hemos conocido y hemos comprendido la rivalidad no tenía sentido. Y eso que la gente decía que nos íbamos a matar en los entrenamientos. No es para tanto».


Montañana inicia su segunda aventura en Estados Unidos. Primero fue en la Universidad de George Washington, donde estuvo cuatro años. Allí dejó un grato recuerdo. Se convirtió en la primera mujer nacida fuera de Estados Unidos que superó los 1.000 puntos, 500 rebotes y 400 asistencias en la All-Atlantic 10.
En Norteamérica, además, será reubicada en el puesto que más le seduce, el de alero. «Aquí siempre jugué de '3', que es mi posición natural. Lo que pasa es que en España siempre han preferido que juegue de 4 y me he tenido que adaptar», aclara.


Todo esta sucesión de competiciones -liga española, Eurobasket, WNBA y vuelta a empezar- puede pasarle factura, pero cree que ese desgaste es menos dañino para un equipo con una plantilla tan amplia como la del Ros Casares. «Es cierto que tienes altibajos. Empezaré la liga muy fuerte porque vengo de jugar la WNBA, después tendré un bajón en Navidad y después volveré a subir».


Españolas en Estados Unidos: Amaya Valdemoro, que jugó en los Houston Comets; Elisa Aguilar, que lo hizo en los Utah Starzz; Marina Ferragut y Betty Cebrián, que jugaron en los New York Liberty; Begoña García e Isa Sánchez que militaron en Detroit Shock; Núria Martínez, que también jugó en Minnesota Lynx, y Marta Fernández, que lo hizo en Los Angeles Sparks.
.
Fernando Miñana // foto: EFE
lasprovincias.es


© 2005-2015 www.lokosxelbaloncestofemenino.com.
Todos los derechos reservados.