Inicio
EDITORIAL
FELICITACIÓN A LOK@S
EL BLOG DE ...
Lok@s
Liga Femenina
Fase de Ascenso
Liga Femenina 2A
Liga Femenina 2B
Euroliga
Copa de la Reina
Selecciones
Españolas en Europa
Campeonato Junior
WNBA



Disponemos del lok@ cuestionario de... Pincha aqui y lo verás

2009/05/28 ROJO CON RIBETES CELESTES
El baloncesto femenino vigués ha sido durante cuatro décadas un gran proveedor de jugadoras para la selección española

El regreso de la selección española femenina de baloncesto al Central, tras siete años de ausencia, se ajusta a la lógica de lo que se celebra, que son las cuatro décadas desde que el Celta irrumpió en el escenario nacional. En el equipo que este sábado se mide a Cuba para preparar el Europeo están Tamara Abalde, Laura Nicholls, Alba Torrens, Susana García y Domi Salinas. La cuota imprescindible porque lo celeste en España es tradición.

El sexto encuentro de la selección española en Vigo, este sábado ante Cuba, afinará la preparación de las chicas de Evaristo Pérez para el Europeo y decora además el cuadragésimo aniversario del baloncesto femenino vigués. Edad de madurez. Aquel viejo Celta femenino, tras desapariciones y cambios institucionales, resiste hoy con el mismo nombre por sobre el Bosco del registro. Sobrevive el carácter celeste y su tradición como proveedor principal de la selección. España juega en casa.

Estos siete años de ausencia del combinado nacional en la ciudad han sido más por lo físico que por lo sentimental. Evaristo Pérez se trae al Central a gente céltica. Alba Torrens y Laura Nicholls siguen con contrato en vigor. Cuando esa relación expire en unos días, quedará el corazón. "Me consta que es un partido especial para ellas. Me lo han dicho", revela Miguel Méndez, que las ha entrenado durante los últimos años. "Son chicas jóvenes, que transmiten y han vivido aquí temporadas importantes". Aún no habían confirmado su marcha, a Salamanca y Hondarribia respectivamente, y en el club ya se palpaba la nostalgia. Tristeza en antelación de su ausencia. Cuando regresen a As Travesas, será de visitantes.

Así que en la plantilla céltica que viene tal vez no haya internacionales españolas. El Celta Indepo reduce su presupuesto y esa etiqueta siempre eleva el caché de la jugadora. No vigentes, porque Pilar Valero, mito viviente, lo fue muchos años y Blanca Marcos, eliminada en el último corte de Evaristo, lo será. Con Gema completan el trío de piezas sobre las que el club pretende organizar su próximo proyecto. Pero la vinculación con la selección española está asegurada a través de otros conductos. El propio Méndez y el director deportivo, Carlos Colinas, están integrados en la estructura técnica de la Federación Española y con títulos continentales que avalan su tarea docente. El preparador físico de España, Domi Salinas, trabajó para el Bosco muchos años. Y está sobre todo Susana García, ayudante de Méndez y de Evaristo Pérez. Esencial para ambos. "Yo creo que nunca se ha valorado del todo la labor que Susana realiza a nivel técnico, táctico y de vestuario", sostiene el entrenador céltico.

Susana es un puente sólido entre el Celta y la selección. Permanece inmutable en ambos mundos, engordando sus registros. Es un emblema, invulnerable al tiempo. Como entrenadora colecciona grandes eventos, como los Juegos Olímpicos. Como jugadora, disputó más de cincuenta partidos con España. Fue en los gloriosos ochenta, cuando el Celta Citroën dominaba el escenario nacional gracias talentos como Ángeles Liboreiro, Araújo o Piluca Alonso. También ellas vistieron la roja.

El Celta e hijuelas, en las grandes épocas, siempre se han basado en una sólida estructura nacional. En el otro gran ciclo victorioso estaban Betty Cebrián, Mar Xantal, Laura Grande y por supuesto Pilar Valero. Aunque no han faltado las extranjeras de calidad, como Dornik o Razza, la política de la entidad ha tendido a priorizar el producto patrio: Cindy Lima, María Revuelto, Noemí Jordana... De hecho, las nacionales de calidad no han faltado siquiera cuando la entidad, seria en sus planteamientos económicos, se ha visto obligada a moderar sus ambiciones y pelear por la permanencia.

Celta y selección española. Es una combinación imprescindible. Cada generación ha tenido a una jugadora celeste de referencia: Marisol Pahino hasta la polémica que la asqueó y le hizo retirarse; Nieves Lobón, cuando el Xerox, aunque probablemente no al nivel que su calidad le permitía... Tamara Abalde aspira a prolongar esa prestigiosa estirpe. Ferrolana de nacimiento, viguesa de educación y filiación, Abalde estará arropada por familia y amigos este sábado ante Cuba. La confianza de Evaristo Pérez, que jamás ha dudado en llevársela a Letonia en junio, le ayuda a superar dudas tras una temporada complicada en el Rivas Futura, seguramente la primera en la que se le ha empezado a exigir como profesional. Le queda un año de contrato con el Ros Casares. A nadie se le escapa el tremendo potencial que atesora en su equilibrado cuerpo. Sobre ella, el peso de todas las miradas y en cierto modo de esas cuatro décadas de baloncesto femenino olívico, de las grandes que la precedieron en lo celeste y lo rojo, de los recuerdos. Tamara ha de ser una digna heredera.


ARMANDO ÁLVAREZ
farodevigo.es
© 2005-2015 www.lokosxelbaloncestofemenino.com.
Todos los derechos reservados.