Inicio
EDITORIAL
FELICITACIÓN A LOK@S
EL BLOG DE ...
Lok@s
Liga Femenina
Fase de Ascenso
Liga Femenina 2A
Liga Femenina 2B
Euroliga
Copa de la Reina
Selecciones
Españolas en Europa
Campeonato Junior
WNBA



Disponemos del lok@ cuestionario de... Pincha aqui y lo verás

2008/08/21 UN EQUIPO JAMÁS DEBE PERDER LA DIGNIDAD

miércoles 20 de agosto de 2008

Hay ocasiones en las que se hace muy difícil valorar una derrota. El resultado final siempre es juez y parte a la hora de decantar la balanza hacia el lado positivo o negativo del trabajo realizado. Hacer leña del árbol caído, normalmente, no conduce absolutamente a ningún lugar, aunque en Baloncesto y en la vida siempre he sido de la opinión de que se aprende más de la derrota que de la victoria.

 

Nuestra selección femenina, ha finalizado su periplo olímpico de una forma gris y muy triste. Estoy completamente convencido que se puede aprender mucho de ésta derrota, que de ningún modo debemos llamarle fracaso; que son muchas las cosas que se han hecho bien desde la FEB y desde el cuerpo técnico, pero debemos ser conscientes de que las ha habido que se podrían haber hecho sin duda mucho mejor. Las jugadoras han demostrado que son capaces de batir a casi cualquier rival, pero debemos tener en cuenta, que un historial no se mancha con una derrota puntual, aunque esta te apee de una olimpiada, sino de la forma con la que se consuma dicha derrota.

 

Sabíamos de la dificultad que suponía ganar a la potente Rusia, de su indiscutible calidad y altura. A nombres como Korstin, Stepanova, Shchegoleva, Osipova entre otras, tuvimos que sumarle el talento en la dirección y anotación de Rebecca Hammon, la estadounidense nacionalizada por Rusia para éstos JJ.OO. Todos éramos conscientes de la dificultad, pero también es cierto que sabíamos que difícil si, imposible no, y partiendo de éste punto, Evaristo Pérez realizó un más que correcto planteamiento del partido. En el primer cuarto se demostró que sabíamos claramente cómo neutralizar a las gigantes rusas, una defensa individual muy agresiva, defendiendo las líneas de pase y evitando en la medida de lo posible los cambios de lado, 2x1 en todas las situaciones de bloqueo directo, cambios defensivos en los bloqueos entre nuestras jugadoras grandes, Alba Torrens, Ana Montañana y Luci Pascua, ir construyendo desde la defensa, controlando el rebote y evitando que las pívots rusas pudieran jugar con comodidad en la pintura, al mismo tiempo que en ataque se las obligaba a jugar lejos de sus posiciones. Nuestro cinco inicial salió enchufado y totalmente concentrado en la faena que se había marcado desde el banquillo con Torrens ejerciendo de veterana, se jugó en equipo, de ahí el primer parcial favorable a España 10-21, en estos primeros 10 minutos todo el cinco inicial menos Ana Montañana se fue al banquillo y la zona planteada por Rusia no tuvo ningún tipo de repercusión porque tuvimos paciencia para atacarla, con una buena rotación de balón y una mejor selección de tiro.

 

En el segundo cuarto, se salió con la misma actitud y mentalidad defensiva, no se podía dejar que jugasen cerca del aro y al mismo tiempo se tenía que evitar que consiguieran posiciones claras de tiro exterior, y se trabajó así hasta el minuto 8:13 en que la diferencia en el marcador era clara 10-28, 18 puntos de diferencia, un EQUIPO con mayúsculas defendiendo y atacando sin "Yos" y con mucho "nosotras". Pero en el mín. 8 Igor Grudin devolvió a pista a la norteamericana Hammon, y es en ese momento es cuando cambia como por arte de magia el equipo ruso, el plan "B" puso en marcha el rodillo, y provocó un cambio de actitud en las nuestras, Núria Martínez se ve desbordada por Hammon, Isa Sánchez no puede con la superioridad de Korstin y Evaristo con buen criterio las cambia por Elisa Aguilar y Laia Palau, pero no consiguen parar la remontada rusa, Evaristo tal vez pidió su primer tiempo muerto algo tarde y apenas modifico el guión, en ese momento ya había sucedido algo en la actitud del equipo, Laia después de recibir más que una posible falta en ataque, tardo casi 6" en levantarse mientras observaba como nos cogían el rebote y anotaban. 

 

La presión rusa ya llevaba minutos apretando y obligándonos a una peor selección de tiro. Montañana, no tuvo descanso en la primera parte, fue sometida a una dura defensa, Igor Grudin tenía claro que hasta ese partido la mejor jugadora del combinado español era Ana, y había que castigarla, el desgaste le paso factura; unos minutos en éste cuarto no le hubiesen venido nada mal, y más teniendo en cuenta que Alba estaba fresca en el banquillo después de ser determinante en los primeros 6' minutos del primer cuarto en el que se fue al banco. Y con 8 puntos de ventaja marchamos al descanso habiendo perdido una renta de 10 puntos de la máxima ventaja obtenida.

 

El tiempo de descanso debía servir para calmar los ánimos y volver a meter en el camino a nuestras jugadoras, pero nada de eso ocurrió, el tercer cuarto discurrió prácticamente cómo el segundo, el cambio momentáneo y con poca fé a zona 2-3 apenas afectó al equipo ruso que se hizo aún más fuerte atrás y en el rebote defensivo, aprovechando para correr el contraataque. Amaya que había estado muy acertada desde que salió, se quedó en el banquillo por Alba Torrens, cuando a lo mejor una apuesta podría haber sido jugar con Alba de 4.

 

Nuestra selección, aguantó la diferencia de 8 puntos hasta el min. 6', el equipo ruso corrió en cada ocasión que se le presentaba y en frente una España que en vez de calmarse con un tiempo muerto y algo de rotación de banquillo, se aceleró e intentó jugar al mismo ritmo, con el grave inconveniente que Hammon, Shchegoleva y Korstin no fallaban prácticamente nada de lo que lanzaban y al final del tercer cuarto 1 punto abajo en el marcador. El equipo había perdido la fé, y el último cuarto... mejor olvidarlo, ya que lo último que debe de perder un equipo es la dignidad y nosotros la perdimos.

 

Como decía al principio, muchas cosas se han hecho bien, pero, he notado a faltar a la mejor escolta española Marta Fernández, jugadoras importantes como Palau, Aguilar, Sánchez y Valdemoro, no han estado al nivel de rendimiento que se esperaba de ellas. jugadoras cómo Cindy Lima y Alba Torrens no han tenido los minutos ni el protagonismo que tal vez merecían. Abalde encumbrada por la campaña publicitaria tras su paso por la segundona universidad de Lamar, será un referente en el cambio generacional que lógicamente debe producirse junto con Nicholls y Torrens, pero aún es pronto.

 

La presión nos ha podido y nos hemos centrado demasiado en el guión de siempre con roles predeterminados antiguos, todo ello cuando con la llegada de Evaristo se observó claramente una frescura en las rotaciones y en los roles. Pero la realidad al final ha sido muy distinta, jugadoras haciendo la guerra por su cuenta (tal vez pensando más en sus números) y olvidándose claramente de lo que nos ha hecho estar entre las mejores de Europa y ser medalla de plata en el pasado europeo y para ello nos viene como anillo al dedo aquella frase de Phill Jackson que dice "Los buenos equipos acaban por ser grandes equipos cuando sus integrantes confían los unos en los otros lo suficiente para renunciar al "yo" por el "nosotros".

 

Miquel Ballester Ferrer

Entrenador Superior de Baloncesto

© 2005-2015 www.lokosxelbaloncestofemenino.com.
Todos los derechos reservados.