Inicio
EDITORIAL
FELICITACIÓN A LOK@S
EL BLOG DE ...
Lok@s
Liga Femenina
Fase de Ascenso
Liga Femenina 2A
Liga Femenina 2B
Euroliga
Copa de la Reina
Selecciones
Españolas en Europa
Campeonato Junior
WNBA



Disponemos del lok@ cuestionario de... Pincha aqui y lo verás

2008/04/27 EL FINAL MÁS DULCE

De nuevo otro partido de esos que estrangulan los corazones. Otra tarde para no olvidar de un equipo que seguirá jugando con los mejores

El instante no podía reflejar un panorama más desolador: Badajoz ganaba por casi 20 puntos a Vigo y el Mann Filter perdía por siete (62-69) a ocho minutos del final de ambos partidos. El descenso acechaba como un lobo sin piedad. Las 2.500 almas que casi llenaban el pabellón tenían el corazón encogido y la mirada perdida. Su equipo lo estaba dando todo pero llevaba todo el partido por detrás jugando a la heorica (una Ega divina resucitó al equipo en el tercer cuarto con 15 puntos seguidos) y Badajoz no iba a perder. Sólo una victoria del Mann Filter podría salvarle. La fe en un nuevo milagro no se perdía, pero ya eran demasiados en las últimas fechas, las esperanzas languidecían.

En los tres siguientes minutos el equipo amarillo logró un parcial de 7-0 que puso el empate a 79 en el marcador a cinco minutos del final. El equipo parecía guiado por la mítica frase que dejó escrita Bertold Brecht: "Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles". Y es que en este equipo de guerreras la lucha es un estilo de vida y la rendición una palabra prohibida.

La afición estaba enfervorizada y cercana nuevamente al delirio vivico hace dos semanas ante Burgos. Ya se creía en el milagro abiertamente. Los rostros antes rotos por la tensión dibujaban una sonrisa de inmensa satisfacción. El Mann Filter volvía a regalar felicidad.

Pero Hondarribia, que no se jugaba nada pero que tuvo en pista a su estrella (Christon) y a su base titular (Begoña García) los 40 minutos (piensen lo que quieran), no se rindió y se volvió a poner cuatro arriba (69-73). Solo quedaban cuatro minutos y las fuerzas flaqueaban.

Entonces apareció la navarra Naiara Díez: triple llovido desde el cielo y bandejita al contragolpe. Primera ventaja amarilla (74-73).

De ahí al final pudo pasar de todo. Erceg se inventó un triple. Hondaribia contestó. Mar Rovira anotó y Begoña García sumó desde el libre. Los corazones se estrangulaban en el graderío, en el palco y en el banquillo. Mann Filter yerró su ataque con 79-77 y con sólo unos segundos por jugarse las vascas atacaban para ganar o empatar...

De nuevo el Mann Filter, un equipo con el corazón valiente, se la jugó a defender. Si Hondarribia anotaba un triple el sueño de ocho años se haría pedazos... Las vascas se fueron hacia dentro a forzar la prórroga. Todo el pabellón defendió y el lanzamiento besó el tablero y salió escupido por el aro. Erceg, rubricando una sensacional actuación, capturó el rebote y recibió falta a 14 décimas para el final. El sueño se había hecho realidad.

El estallido de júbilo del pabellón fue una descarga de adrenalina brutal. En el palco el ‘padre' de este club, Luis Estiragués, hinchó su pecho orgulloso de sus ‘hijas' y respiró tranquilo por fin.

El resto son miradas empapadas en lágrimas de alegría. Abrazos preñados de euforia. Corazones disparados. Niñas regaladas con autógrafos soñados. Una flor para los 20 años de Jael en un cumpleaños que nunca olvidará y un equipo en el medio de una cancha de basket ovacionado por 2.500 almas puestas en pie: el final más dulce

Jesús Cubría

diarioequipo.com

© 2005-2015 www.lokosxelbaloncestofemenino.com.
Todos los derechos reservados.