Inicio
EDITORIAL
FELICITACIÓN A LOK@S
EL BLOG DE ...
Lok@s
Liga Femenina
Fase de Ascenso
Liga Femenina 2A
Liga Femenina 2B
Euroliga
Copa de la Reina
Selecciones
Españolas en Europa
Campeonato Junior
WNBA



Disponemos del lok@ cuestionario de... Pincha aqui y lo verás

2008/09/23 AMOR A PRIMERA VISTA
Os venimos anunciando desde hace días y hoy damos el pistoletazo de salida a una nueva temporada de Lokos. Comenzamos por cambiar el logotipo de la parte superior, por añadir el canal YouTube de Lokos X El Baloncesto Femenino y ahora os ofrecemos el primero de los muchos blogs que tendremos para esta temporada.


¿Puede un mal jugador de baloncesto (muy malo según él) hablar sobre el deporte que nos trae lokos a todos?

Cuando ese jugador es el redactor jefe del periódico La Crónica de León, yo creo que sí puede ¿Y tú?  Si quieres comprobarlo no dudes en seguir leyendo, seguro que te convencerá.
 

Aquí y ahora empieza la temporada de Blogs en Lokos X El Baloncesto Femenino. ¡¡Que lo disfrutéis!!


César F. Buitrón (Ponferrada, 1967)

Redactor jefe de Deportes de La Crónica de León, periódico en el que llevo desde 1990, después de trabajar en Televisión de León, Radio Cadena y Radio 5.
Jugador (muy malo) de baloncesto en el Santa Lucía y el Maristas La Coruña.
Entrenador Nacional de Atletismo.
Autor del libro 'Citius, altius, fortius. Las Olimpiadas y sus mitos'. Everest, 2004.

 

AMOR A PRIMERA VISTA

Hace poco más de dos años, Pepu Hernández no lo pudo decir ni más alto, ni más claro: BA-LON-CES-TO. Con su permiso me gustaría añadir otra palabra más a la suya: FE-ME-NI-NO. Me gusta el baloncesto, todo el baloncesto, pero tengo que reconocer que disfruto especialmente con el femenino. Ya sé que las chicas no saltan tanto como los chicos, que no juegan por encima del aro, que no voy a ver mates estratosféricos en sus partidos, ni tapones colocados rozando el techo del pabellón. Todo eso ya lo sé, pero me divierto viendo un partido de baloncesto femenino desde que me acerqué por primera vez hace muchos años, cuando empezaba en esto de contar a los demás cómo fue el partido de turno de cada fin de semana. Hoy agradezco poder ser uno de los ‘Lokos' porque es la primera vez que no voy a tener que justificarme ante nadie que me mire con el ceño fruncid,o cuando le explico que me gusta el baloncesto femenino. Al menos en este foro, mi afición es compartida por casi todos.

Mi devoción por el baloncesto femenino viene de lejos. Allá por los primeros años 90. Entonces mi horizonte del baloncesto apenas pasaba de la ACB y la NBA. Podía recitar la plantilla del OAR de Ferrol y de los Dallas Mavericks , pero si me preguntaban por jugadoras de baloncesto apenas podía nombrar a Marisol Pahino, Wonny Geuer, Rosa Castillo, Nina Pont, Semenova y mi paisana Piluca Alonso. Así que me fui a la aventura aquel día en el que llegué a trabajar al periódico y me dijeron que fuera a cubrir un partido que jugaban el Código 100, entonces el mejor equipo de León, y el Gernika. Fue casi un amor a primera vista. Aquel club leonés era un equipo modesto, aunque con el paso del tiempo, alguna de aquellas jugadoras se hicieron un nombre en el baloncesto, como Esmeralda Galán, Sonia Pulgar o una tal Choche Alonso, que entonces recién acababa de estrenar la mayoría de edad.

Fueron tres años de seguir el baloncesto en aquella antigua Primera División hasta que el club tuvo que echar el cierre, dejándonos huérfanos de baloncesto femenino en León hasta que Miguel Ángel Estrada, uno de esos locos maravillosos del baloncesto femenino, se empeñó con su cabeza de cazurro leonés en llevar un equipo desde el patio de un colegio hasta las canchas de media Europa. Y vimos la Segunda División, y después la Primera, y tres años la Liga Femenina 2 hasta tocar el cielo en el que ahora habitamos.

Por suerte, desde aquel año 90 hasta hoy han cambiado muchas cosas. Por desgracia, otras siguen perdidas en el túnel del tiempo. Hoy hay más niñas jugando al baloncesto en los colegios, sí; pero son tan pocas como entonces quienes tienen la oportunidad de seguir jugando cuando acaban su etapa cadete o juvenil. Una parte de culpa es de los entrenadores de base, que huyen del basket femenino como de la peste, porque quien ha entrenado a chicas parece quedar marcado para siempre por un estigma que le impide ser siquiera valorado como un candidato a un banquillo masculino.

Otra parte de esa culpa del aislamiento del baloncesto femenino se la pueden repartir los dirigentes federativos y los medios de comunicación. En una sociedad como la actual en la que sólo parece existir lo que sale por la ‘tele', el baloncesto femenino está desaparecido. Es cierto que, con la honrosa excepción de Salamanca, el resto de pabellones de España tienen una asistencia media que no llega a los 1.000 aficionados. Es la pescadilla que se muerde la cola. Los medios de comunicación no se vuelcan porque el público no llena los pabellones y éste no acude a las canchas porque, en muchos casos, el espacio dedicado al baloncesto femenino no existe o hay que buscarlo con lupa.

¿Y el futuro qué? Esperemos que mejor. Que cada vez seamos más quienes gritemos BA-LON-CES-TO-FE-ME-NI-NO. A ver si vale para algo la tan cacareada ‘Ley de Paridad'. Aunque de ella quiero escribir otro día. Con vuestro permiso.


César F. Buitrón,

lokosxelbaloncestofemenino.com

© 2005-2015 www.lokosxelbaloncestofemenino.com.
Todos los derechos reservados.